Nuestra cultura

Identidad, cultura y tradición

A tres horas al sureste de Quito, cerca de Santo Domingo, encontrará a los Tsa’chilas o Colorados, uno de los muchos grupos étnicos del Ecuador.

Esta cultura es una de las pocas que anteceden a los Incas. La comunidad es muy conocida por la manera en que los hombres llevan el cabello teñido de rojo, por su conocimiento de plantas medicinales y por sus poderes de sanación.

Son ocho comunidades conformadas por 200 familias, quienes luchan por defender su herencia cultural, que se encuentra bajo amenaza de extinción.

Varias familias en la comunidad ‘El Poste han creado una asociación para desarrollar un proyecto de turismo que les ayude a conservar sus costumbres, conocimiento e idioma, además de proteger su reserva natural: Welan.

¡Bienvenidos a Shuyun Tsa’chila!

Características de Nuestra Cultura

Los Tsáchilas hablan un idioma denominado Tsafiki, que es un idioma del grupo de lenguajes conocidos como barbacoano.

Los hombres visten con un simple manto de algodón decorado en líneas blancas y negras o blancas y azul añil; lo combinan con un faldón blanco. Las mujeres usan mantos y faldones coloridos decorados en franjas.

Desde la época colonial, los extranjeros los han llamado Colorados, por el color de sus peinados y decoraciones que ostentan durante sus festividades. Su actividad económica está limitada a la recolección de frutos y medicinas silvestres, especialmente de las nueces de tagua el cultivo de la yuca, bananos y otras frutas tropicales. La tagua o corozo es una actividad muy importante que abastece al mercado nacional de elaboración de artesanías en muchas comunidades. Han incorporado la actividad turística a su economía.

Existen dos formas de organización, por una parte el Cabildo que es establecida por el Estado; por otro lado se encuentra el otro tipo de autoridad que cuenta con un jefe denominado Miya, lo que respecta a este tipo de jefe se conoce que su responsabilidad es llevar a cabo las actividades cotidianas de la mejor forma dentro de la comunidad, además se considera que tiene una especie de poder espiritual que le permite tener la capacidad de curar a otras personas.

Vivienda

Las viviendas de los Tsa’chilas tiene la características de “dos aguas”, esto quiere decir que la construcción es rectangular, por lo general las medidas corresponden a 13 metros de largo por 7 metros de ancho y  5 metros de altura.

Como otra de las características de las viviendas hay que precisar que la armazón se encuentra sostenida por pilares redondos, también conocidos como tuctangas, estos Pilares están hechos de una palmera de consistencia dura e irrompible qué recibe el nombre de bisolá.

Por otro lado se presenta el cumbrero o yaburé, que se cubre con hojas y se sostiene a partir de soleras. Entre otras de las principales características que presentan las viviendas de los Tsa’chilas es que estas no cuenta con ventanas.

Las viviendas están elaboradas en su mayoría a partir madera o en su defecto de caña partida y no cuenta con cimientos.

Vestimenta

Uno de los elementos más representativos de los Tsa’chilas son las costumbres que tienen en cuanto a la vestimenta, sus características los hace distintos a otras comunidades indígenas.

 

Vestimenta de los hombres Tsa’chilas

Como parte importante de su presentación, el tocado del cabello es original y exclusivo de los hombres, se rasuran el pelo por la parte posterior hasta llegar a la corona, teniendo cuidado en dejar en la parte superior el pelo muy largo al que hacen caer hacia a delante, este es modelado con achiote quedando el cabello de color rojo a manera de casco o visera.

Para esta coloración colocan semillas de achiote en una hoja grande de plátano, lo mezclan con grasa o aceite, con sus manos realizan la mezcla en la hoja de plátano y proceden a untase en el cabello hasta cubrir el cuero cabelludo por completo con una capa espesa de pasta roja.

El hombre Tsa’chila, acompaña al cabello pintado, con una pequeña corona de algodón “misilí” de forma circular, que se la pone sobre del cabello. Además se coloca al cuello cintas amarradas y sujetas en la parte delantera con un imperdible.

El vestuario tradicional en el hombre, consiste en, una faldilla o conocido también como taparrabos de rayas horizontales “Mampé Tsampé” de color azul y blanco, que se envuelven en las piernas de la cintura para bajo, dejando siempre en la parte delantera un abertura para facilitar los movimientos al caminar.
Algunos hombres utilizan, un gran pañuelo “Nanun Panu” que se ponen en el hombro izquierdo, en colores muy fuertes como rojo, amarillo, con flores o cualquier otro estampado. Traen una faja roja alrededor de la cintura “Sendori”, esta faja es bastante larga que da tres vuelta para sujetar la faldilla y lo amarran en la parte derecha.

Vestimenta de las mujeres Tsa’chilas

La vestimenta de la mujer Tsa’chila es sencilla y acorde a sus necesidades cotidianas y consiste en una faldilla “Tunán” de colores como el amarillo, rojo, azul, tomate, verde, en franjas anchas y angostas. No usan faja para ceñir su cintura, a la espalda y anudada al cuello llevan una ligera tela de colores, de unos 90 por 90 cm., que no tiene nombre en idioma tsa’fique, posiblemente por haber sido adoptada recientemente. En la antigüedad las mujeres llevaban el dorso desnudo, hoy en día son pocas las mujeres que continúan con esta tradición. Las chicas de hoy en día utilizan blusas como los mestizos, sin embargo el resto del vestuario lo conservan.

Sus principales adornos:

Adornan su cuello con collares o mullos “win”, es el adorno que distingue a las mujeres Tsa’chilas, ya que al colgarse en el cuello llegan hasta el abdomen, generalmente este collar está formado por semillas, churos pequeños, y pepas de San Pedro, a estos mullos, lo añaden espejos pequeños.

Sus cabezas adornan con una diadema de cintas, que van desde la frente y dejan caer hacia atrás, son cintas multicolores que representan al arco iris.

Otro aspecto particular es que mujeres y hombres, suelen untarse el cuerpo y rostro, con diseños simples de líneas negras con el tinte obtenido del huito, los diseños son de producciones exactas de sus prendas textiles, líneas horizontales. Se ha observado que en festejos ellos se pintan los pies y la parte baja de las piernas de color negro.

Pintura Corporal de los Tsa’chilas

La pintura facial, corporal e incluso la pintura en el peinado, son características de la cultura Tsa’chila.

El proceso que conlleva pintarse se le ha denominado como malidequé, y por otro lado parte de las referencias indican que lo que corresponde a la pintura que se utiliza tanto en los brazos en el pecho y en las piernas recibe el nombre de pucalé, quedé, y posteriormente a la que pertenece al rostro es denominada como caforó quedé.

Entonces como se ha señalado cada uno de estas pinturas recibe su propia determinación por tanto cada uno de los procesos al momento de la aplicarlas conlleva una ejecución distinta.

Las pinturas utilizadas como atuendo de la mujer suelen ser más complejas que las que utiliza el hombre, por lo general se tratan de líneas finas que van acompañadas de puntos en los bordes, estos elementos unidos dan el aspecto de tratarse de un ciempiés.

La pintura puede ser a base de achiote que da una coloración específicamente roja es utilizada de manera preferencial para los hombres. Por otro lado el mali, que se trata de una semilla similar a la del aguacate da una coloración negro o azulado, que suele ser utilizado en el caso de las mujeres.

Danza y Música de los Tsa’chilas

Otra de las tradiciones más relevantes para la comunidad de los Tsa’chilas se trata de las distintas danzas típicas que se llevan a cabo en compañía de los ritmos que proporcionan los instrumentos típicos de esta comunidad indígena, por lo general todo esto se conjuga para representar elementos de la historia y la cultura de esta sociedad.

En tal sentido de acuerdo a lo mencionado anteriormente la música y de manera específica la danza se llevan a cabo con la finalidad de representar las historias, las leyendas y los mitos ancestrales que forman parte de la cultura de los Tsa’chilas.

Los cantos se acompañan su danza se realizan en su lengua nativa. Es importante tener en cuenta que una de las temáticas principales se trata de la comunicación con los dioses e invocar a los elementos de la naturaleza durante cada una de las presentaciones, además de los distintos mensajes que cuentan la historia de sus antepasados, donde se narran las experiencias de los personajes más importantes.

 

Música de los Tsa’chilas

Como parte de las costumbres y la cultura de la comunidad de los Tsa’chilas la música supone ser un elemento importante. Por tanto para las distintas composiciones musicales el instrumento más destacado es la marimba, este instrumento está elaborado con materiales a partir de recursos naturales como lo es la madera de bambú y chonta.

Comida Típica de los Tsa’chilas

Cocinar al carbón o leña comida con hoja de plátano, es una de las características de la gastronomía de los tsáchilas, varios platos se preparan de esta manera y las recetas se han transmitido entre generaciones, para mantener esta costumbre que los acompaña desde que se radicaron en Santo Domingo.

Con caña guadúa, arena y carbón natural o leña se cocina la mayoría de platos típicos de la nacionalidad, en los centros culturales de las comunas y en varias de las casas de los indígenas aún se aprecia esta forma ancestral de preparar los alimentos.

La hoja de plátano (baca jua en tsáfiki) es el principal elemento para cocinar, se utiliza para vaporizar y asar los alimentos, especialmente pescados de agua dulce como la guaña y tilapia, aunque este último ha sido introducido como una adaptación gastronómica.

Los platos tienen su nombre en tsáfiki, el paka de guaña es uno de los más saboreados por los tsáchilas, su preparación se basa en aliñar únicamente con sal el pescado y posteriormente envolverlo para colocarlo sobre las cocinas de leña, no se usan aliños solo sal para condimentar.

Los platos dulces que simulan ser postres preparados de la misma manera, es el caso del chilimbibú, que es similar a un quimbolito, ya que se compone de la mezcla de maíz y maduro cocinado, ambos ingredientes son molidos a mano y la masa se envuelve con la hoja para que se cocine al vapor.

Por otro lado en el caso de las bebidas típicas se encuentra la conocida como malá, la cual se puede describir como la especie de bebida fermentada a partir del maíz, aunque en algunos casos también puede tratarse de yuca, por lo general esta bebida típica es muy tradicional en los rituales y las distintas festividades ancestrales.

El Tsa’chila que se convirtió en Sol

Esto se trata de una leyenda que narra que en un primer lugar en el cielo vivía un enorme tigre en la oscuridad, posteriormente de un solo bocado se comió al sol y por tanto en la tierra cayó una plena oscuridad. Parte de la historia indica que la comunidad de los Tsa’chilas vivieron en una larga noche, y por esa dificultad decidieron encerrarse en sus propias casas. Fue así como cada uno de los elementos de la naturaleza comenzaron a sufrir las consecuencias de una oscuridad plena.

Esta comunidad preocupada por la situación decidió hacer su propia luz, por tal motivo encendían fogatas, aunque todo se tratara intentos fallidos. Es por esto razón que un grupo de brujos de la comunidad decidieron convertir a un joven en el sol, y cuando esto sucedió las cosas volvieron a la normalidad. Son muchas las leyendas que forman parte de la cultura de los Tsa’chilas.

 

Religión de los Tsa’chilas

Como parte de los elementos más importantes en cuanto a la religión de los Tsa’chilas, hay que destacar que sus distintas creencias se encuentran basadas en deidades celestiales así como también en espíritus terrenales. Esta comunidad indígena tiene la creencia de que la tierra y por tanto el universo, se trata de un espacio habitado y liderado por una variedad de dioses donde además también se pueden precisar la presencia de seres superiores y otros tipos de espíritus, esto es similar a las creencias religiosas que corresponden a la cultura maya.

Shuyun Tsa'chila te ofrece una experiencia única en armonía con la naturaleza y nuestra cultura.